Atención: ¿Cómo nos afecta el padrón de usuarios de telefonía móvil? (I)

Geolocalizacion
Imagen: Google

En medio de la polémica, este viernes entró en vigor el decreto para crear el padrón de usuarios de telefonía móvil. Fue publicado en el Diario oficial de la Federación luego de ser aprobado por el Senado, con los votos de la mayoría de Morena y sus aliados. Este padrón ha levantado el debate ya que se considera que puede ser una amenaza para la privacidad de todos los que utilizan un teléfono celular en el país.

Y es que esta nueva legislación obliga a las compañías de telefonía y a todos los usuarios a proporcionar a las autoridades los datos personales de quienes utilicen una línea de celular. Estos datos incluyen:

  1. Nombre completo o razón social
  2. Fecha y hora de activación de la línea
  3. Nacionalidad
  4. Número de identificación oficial con fotografía (INE u otra)
  5. CURP
  6. Datos biométricos (como huellas digitales)
  7. Domicilio del usuario
  8. Datos de la empresa de telecomunicaciones (plan contratado, etc.)

Esto ha levantado gran inconformidad en muchas personas, pues si bien el propósito oficial de este padrón es “colaborar con las autoridades competentes en materia de seguridad y justicia en asuntos relacionados con la comisión de delitos”, es decir, proveer a las autoridades información para investigar a los delincuentes, la realidad es que muchos dudan que estos datos sean utilizados sólo para ese propósito.

Entre otras cosas, hay la preocupación de que estos datos puedan ser filtrados a personas, empresas u organizaciones criminales que hagan uso indebido o ilícito, desde utilizarlos para publicidad, hasta incluso para realizar fraudes o suplantación de identidad, pues por la información que se proporcionaría esto podría ser posible.

(Continúa leyendo aquí la segunda parte)

2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
trackback

[…] Te recomendamos: Atención: ¿Cómo nos afecta el padrón de usuarios de telefonía móvil? […]

trackback

[…] Este artículo es continuación del publicado ayer, para leerlo has click aquí. […]